La lucha contra el cambio climático esté de moda

Los ciudadanos se han concienciado tanto de la necesidad de luchar contra la amenaza climática que se han ‘olvidado’ de otros grandes retos

Me llega a través de la cuenta en LinkedIn de Miquel Pellicer un artículo muy interesante publicado en Ethic y en el que se explica cómo la gran atención mediática que despierta el cambio climático está afectando para mal a otras causas de tantísima relevancia global, entre ellas la de la lucha de la pobreza.

Ambas metas, junto con otras de una envergadura también muy significativa, forman parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Pues bien, se habla tanto de cómo hacer frente al desafío climático que nos hemos ‘olvidado’ mediáticamente de otros objetivos tan importantes como el de la erradicación de la miseria y de la pobreza.

Igual resulta que nuestro tiempo de consumo del las causas sociales en esta era de la atención es más limitado de lo que pensábamos o bien lo que ocurre, simplemente, es que la pobreza siempre ha estado ahí y por tanto no es novedad alguna, mientras que la amenaza climática es un fenómeno relativamente nuevo que llama mucho más la atención porque genera más visitas a nuestros portales y redes.

Me inclino por pensar que es una mezcla de ambos factores. El peligro del cambio climático, que es real, ha calado entre los ciudadanos y genera una gran demanda de información y atención. Las publicaciones sobre cambio climático venden, mientras que el resto son carne de cañón y apenas reciben interés.

Muchas marcas actúan en consecuencia porque son ya conscientes de que los ciudadanos han empezado a examinar sobre todo su compromiso medioambiental y a repartir suspensos y aprobados en verde. Nadie quiere quedarse fuera de este movimiento. Nadie quiere ser expulsado de esta corriente climática.

Pero el tiempo es limitado. Y si apuestas todo al verde, no te queda tiempo para dedicarte por otras cuestiones, ni aunque una de ellas sea la de luchar contra el mal endémico de la pobreza.

Share La newsletter de Juan Carlos Blanco